Mi primera consola…

Nunca 8 bits ofrecieron tanto! 🙂