La ilusión de contar con una “habitación gamer”… :)

Puede parecer algo ladino, efímero y totalmente prescindible, pero el mero hecho de poder hacer tangible mi propio “rinconcito videojueguil”, es una experiencia muy gratificante.

Tras tantos años jugando y coleccionando, sin no poca constancia y paciencia, parece mentira que aquella afición que comenzase con una Master System durante mi infancia, hoy se materialice en este humilde pero satisfactorio espacio de recreo lúdico, 🙂

Poder confinar y organizar en un único ambiente, de forma cómoda y accesible, el resultado de mi pasión por el noble arte del videojuego, sencillamente me entusiasma.

Bien sea para seguir disfrutando una y otra vez de mis obras favoritas, bien por mi mero deleite personal contemplándolo, me encanta tener el privilegio de poder contar con un cuarto gamer, 🙂

Porque es ahora cuando visualizo por completo, de manera palpable, el atemporal valor artístico y cultural de cada título y sistema. Cuando disfruto cual niño degustando y comparando joyas clásicas de tú a tú.

Orgulloso de poder brindarme y compartir, un espacio donde preservar y dar rienda suelta a una afición que me sigue apasionando. Un rincón donde fusionar lo clásico y lo actual del que considero el octavo arte! 🙂