Dreamcast cumple 20 años!

 

Parece mentira, pero esta semana se han cumplido 20 años del lanzamiento al mercado de la última consola de Sega: la gloriosa Dreamcast! 🙂

 

Tal día como el pasado Martes de hace 20 años, un 27 de Noviembre de 1998, Sega “paría” en el mercado nipón la consola de sobremesa arcade definitiva! Y a la postre, lamentablemente, su última máquina para el mercado doméstico.

Dreamcast fue tal producto que, a pesar de su desafortunadamente escasa vida comercial, aún hoy permanece intacta en la memoria colectiva de muchos jugadores como una de las grandes consolas de la historia del videojuego. Por su eficiente y precoz arquitectura hardware, por su tremendo catálogo en un tiempo record, Dreamcast es una de las consolas que se recuerda con más cariño y alta estima en la actualidad.

 

Lo que nos trajo Sega con su última consola fue un conjunto de bondades propias de la casa, consecuencia de su experiencia en el sector, trasladadas al mercado doméstico de manera magistral.

Por primera vez recibíamos en casa conversiones perfectas, o incluso mejoradas en ocasiones, de los grandes arcades del momento (la exitosa placa NAOMI era de hecho su réplica en recreativas). Y el juego online en consolas al fin se hizo una realidad palpable a nivel mundial (claros ejemplos de ello fueron títulos como Phantasy Star Online o Quake III). Servicios como SegaNet y DreamArena asentaban las bases de los actuales Xbox Live o PSNetwork, 😉

 

Visualmente, las 3D domésticas en consola al fin alcanzaban las cotas de calidad de las que hacían gala las mejores placas arcade y las aceleradoras gráficas en PC. Y el almacenamiento típico del formato CD se elevaba a 1GB bajo el formato GD-Rom.

Además, un mar de accesorios de todo tipo arropaban a la consola: arcade stick, light-gun, volante, teclado, ratón, caña de pescar e incluso maracas, entre otros tantos. Pero por encima de todos ellos estaba su original y entrañable Visual Memory, que además de ser la memoria auxiliar para el guardado de partidas de Dreamcast, su pantalla auxiliar y sus minijuegos la convertían en una pequeña portátil independiente de la consola.

 

Y si el aporte tecnológico del hardware de Dreamcast fue brutal para su época, su tremendo y variado catálogo no se quedó atrás. Es de hecho uno de los motivos por los que mejor se recuerda a la consola hoy en día.

Desde sus títulos de lanzamiento, no era raro no ser capaz de dar crédito ante el salto de calidad gráfica que la consola ofertaba en comparación con los sistemas asentados entonces. Títulos como Virtua Fighter 3tb, Sonic Adventure, Sega Rally 2 o Power Stone en sus primeros meses, hacían palidecer a nivel técnico a los mejores juegos del momento.

 

Sin duda con Dreamcast se abría una nueva generación, ni más ni menos que aquella en que entrarían en juego la consola más vendida de la historia (Playstation 2), la genial Gamecube (base de la posterior y más exitosa consola de Nintendo: Wii), y la primera y portentosa Xbox. El pistoletazo de salida y primera piedra de aquella trascendental generación fue la consola blanca de Sega, ahí es nada.

Pero sobre todo, el legado de originalidad y variada calidad que Dreamcast dejó a nivel jugable, en todo tipo de géneros, es digno de elogiar por encima del resto. Porque además de los consabidos mejores títulos de su catálogo, convenientemente trasladados a sistemas posteriores, como fueran Shenmue, Soul Calibur, Virtua Tennis, Crazy Taxi, Jet Set Radio, Space Channel 5, Resident Evil Code Veronica o Skies Of Arcadia, por citar sólo algunos, Dreamcast nos dejó una montaña de irrepetibles exclusivos a recordar. Por recordar unos cuantos…, 😉 :

Propeller Arena, Confidential Mission, Outtriger, Sword Of The Berserk, Illbleed, Zombie Revenge, Virtua Fighter 3tb, Heavy Metal Geomatrix, Cosmic Smash, Wacky Races, Sports Jam, Daytona USA 2001, Project Justice, Ooga Booga, D2, Cannon Spike, Blue Stinger, Fighting Vipers 2, Carrier, Floigan Brothers, Virtua Striker 2, Dynamite Cop…

Y así, se cumplen 20 años del nacimiento de Dreamcast. Por todo lo que supusiste y todo lo que nos dejaste, eternamente agradecidos bendita máquina! Sin duda alguna, la mejor despedida que pudo tener la Sega clásica, un broche de oro único que supuso el último canto del cisne de una época dorada para el videojuego que nunca volverá, aquellos imborrables 90s!

Una época que afortunadamente podemos continuar reviviendo una y otra vez gracias a la imperecedera Dreamcast! 🙂

 

 


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s