La actual generación de consolas de sobremesa llega a su madurez…

 

Acercándonos ya a 2019, y a tenor de la trayectoria de las máquinas en ristre desde aquel ya lejano 2012 (año en que WiiU diese el pistoletazo de salida), así como de los recientes rumores de las futuras PS5 y Scarlet, parece claro que nos encontramos a las puertas de la traca final de títulos de la generación actual.

Y lo mejor de todo, la consecuencia jugable: una colección de joyas que definitivamente justifican la existencia y recorrido de las presentes consolas, así como las adentran y asientan en el legado histórico consolero! 🙂

Tras uno de los comienzos de generación más modesto y poco ilusionante que recuerdo, repleto de remasterizaciones y discretos ports mejorados de títulos para sus antecesoras, la perspectiva de los ya casi 6 años transcurridos desde la aparición de WiiU satisface hoy con creces nuestra pasión por los videojuegos.

Bien es cierto que aspectos como el (para mí) injusto final de WiiU el pasado año, el juego online de pago obligatorio, o la sensación de estar ante una de las últimas generaciones de consolas tal y como se concibieron (dado su viraje hacia el PC como centro multimedia), son rasgos que considero negativos como jugador y que prefiero dejar al margen.

Desde la perspectiva de hoy, como jugador considero un privilegio el poder disfrutar de tanta  variedad de géneros y estilos, y a tal nivel de calidad. Sea desde los grandes AAA multiplataforma, pasando por los hoy denominados “indies“, o desde las propias IPs exclusivas de cada máquina. La conclusión es que todas ellas cuentan con su ineludible y diferenciadora porción de calidad jugable, como debe ser! 🙂

Rediseños y retrocompatibilidades (o no) de por medio, la cuestión es que nos encontramos ante 3 consolas muy competentes. 3 máquinas que, con sus más y sus menos, ofrecen características y juegos exclusivos que nos pueden motivar de una u otra forma a hacernos con ellas.

Y es que menospreciar cualquiera de las consolas de sobremesa de la actualidad lo considero un error…

WiiU nos trajo el juego asimétrico y el modo OffTV como principales valuartes de un sistema repleto de gemas exclusivas (catálogo que, sin ir más lejos, compone hoy el grueso de su actual versión portátil y sucesora comercial por parte de Nintendo: Switch).

Playstation 4 por su parte, nos ofrece hoy el mayor catálogo de exclusivos disponible en consolas, heredando el gran nivel de calidad de su antecesora. Además de mantener su clásico y excelso apoyo multiplataforma.

En cuanto a Xbox One, nos proporciona un acercamiento a todo el universo Xbox en una sola consola (vía retrocompatibilidad mejorada con Xbox y Xbox360), una gama de variados servicios como el acertado “GamePass” o el controvertido “Play Anywhere“(azote de los PC Gamers para prescindir de One en favor de PS4), y una potencia contrastada (alcanzando los 4K a 60fps en One X) a través de sus correspondientes IPs exclusivas en consola.

 

Y así, a punto de adentrarnos ya en 2019, reconforta el encontrarnos jugando a maravillas como Forza Horizon 4, God Of War o Zelda Breath Of The Wild, títulos que explotan tremendamente bien sus correspondientes hardware. Unas ya maduras máquinas que, en el caso de PS4 y One, se encuentran a la espera de recibir la traca final con nombres de la talla de The Last Of Us 2 o Gears Of War 5, 🙂

 


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s