Burnin´ Rubber

burninRubber_cover

amstradGX4000_logo

  • SISTEMA: Amstrad GX4000, CPC464+, CPC6128+
  • GÉNERO: Velocidad
  • AÑO: 1990
  • DESARROLLADO POR: Ocean Software
  • DISTRIBUIDO POR: Amstrad

 


ocean_logo

“La famosa carrera de las 24 horas de Le Mans va a comenzar! Contienes tu respiración mientras esperas la señal del comienzo. Tus nudillos se vuelven blancos con el tacto de la palanca de cambio. Suenan las bocinas y tu Porsche Turbo de 3000c.c. ruge poderosamente mientras las ruedas van tomando vida. El olor a neumático candente llena tus fosas nasales y sospechas que las próximas 24 horas van a ser las más peligrosas de tu vida!”

Jpeg

Jpeg

 Distribuído conjuntamente con la desdichada GX4000 de Amstrad, en un indivisible pack de lanzamiento, “Burnin´ Rubber” posiblemente sea el juego más conocido del escaso catálogo con el que contara la efímera consola de 8 bits de la mítica compañía británica.

Programado por Ocean Software, una de las compañías valuartes en cuanto a desarrollo software tanto para GX4000 como para sus homónimos PCs (los reconocidos CPC464 y CPC6218), se trata de un clásico arcade de velocidad inspirado en el campeonato de las 24 horas de Le Mans.

 Utilizado por Amstrad como carta de presentación de la consola en Europa (único continente que la vió comercializarse, 😦 ), “Burnin´ Rubber” mostraba las bondades del escalado de sprites en 8 bits allá por 1990, con una experiencia de conducción arcade convenientemente surtida de efectos visuales y una jugabilidad típica de la época. Todo ello aprovechando la nada despreciable paleta de hasta 32 colores simultáneos con que contaba la consola.

Jpeg

Si bien no cuenta con la licencia oficial del campeonato que parece imitar,  su ambientación y propuesta jugable nos indica que nos encontramos ante la recreación de la reconocida carrera de Le Mans.

Como opciones de inicio, nos permite personalizar la disposición de botones a nuestro antojo (y menos mal, dado que el control por defecto asigna las acciones de  acelerar y frenar a las direcciones de arriba y abajo en vez de a los botones 1 y 2, más lógico y cómodo), así como escoger entre el cambio automático o manual.

Jpeg

 

Jpeg

Siguiendo la costumbre en la época, lamentablemente nos limita la oferta de bólidos manejables unicamente a uno, lo que parece un Porsche Turbo similar a los utilizados en dicho campeonato. De color rojo, eso sí, por si pudiera traer a nuestra memoria cierto clásico y contemporáneo arcade de Am2, jeje.

Jpeg

 

Jpeg

El objetivo y único modo de juego es sencillo: completar 4 vueltas a un único circuito (inspirado en el de Le Mans), superando diversos check points intermedios (que delimitan y numeran las pantallas o stages), y evitando agotar el tiempo antes de llegar a la meta. Se hace uso pues del enfoque jugable popularizado por el anterior y mítico “Out Run“, donde prima el competir contra el tiempo mientras superamos tramos del recorrido sin descanso.

Jpeg

 

Se parte eso sí, de una primera toma de contacto con el juego mediante una etapa de clasificación inicial, para seguidamente dar comienzo a la carrera. Una carrera que, además de generosamente extensa en recorrido, se torna realmente dura en dificultad (por ese cóctel maldito de curvas cerradas y rivales que estorban, jeje). Yo personalmente he sido incapaz de finalizar el total de vueltas, XD

JpegJpeg

Y para recrear tal duración equivalente a las 24 horas, se juega con la paleta de colores de la consola para dar sensación de atardecer y anochecer en carrera, un efecto tan acertado como vistoso.

Jpeg

Jpeg

Jpeg

Graficamente el juego no está nada mal para lo que daban de sí los 8 bits en el género. Si bien dispone de un único fondo que se repite durante toda la carrera, los cambios de color y las transiciones entre curvas, resaltos y descensos en el asfalto hacen llevadera la partida. Además, la presencia de túneles y tráfico en carrera con continuos adelantamientos le da suficiente variedad al asunto.

En cuestión de elementos decorativos y efectos gráficos no anda escaso, con una bien surtida colección de objetos presentes en los laterales tan vistosos como incómodos durante nuestro recorrido en las curvas más cerradas (anuncios publicitarios, señales, neumáticos, árboles, farolas…). Además de los propios vehículos rivales que podremos encontrar averiados en medio del trazado en ocasiones, con los que habrá que evitar colisionar.

Jpeg

Por otro lado se completa este apartado con la recreación del humo de los neumáticos al derrapar, accidentes y averías de los rivales, o la iluminación de farolas, focos e interior de túneles con un sencillo pero acertado uso del color.

Jpeg

Y mención especial a la consecuencia de las colisiones y accidentes, ya sea con los rivales o bien con los obstáculos presentes a lo largo del recorrido, con unas animaciones vistosas para la época en las que no faltarán los derrapes, trompos e incluso exageradas vueltas de campana por los aires, 🙂

En cuanto al control, sencillo, confesar que se torna un tanto rudo (sobre todo en las primeras tomas de contacto) y algo duro en las curvas más cerradas en lo que a respuesta del coche se refiere (dando la sensación en ocasiones de que es inevitable no colisionar con un lateral). No obstante, no resulta impreciso del todo y responde correctamente, dejándose jugar perfectamente.

 

Por último, el apartado sonoro tiene sus pros y contras. Por el lado positivo, las agradables y entrañables melodías compuestas para la pantalla del título y la de la clasificación al terminar la partida. En lo negativo, la ausencia total de melodías en carrera, con el agravante de la escasamente acertada recreación del sonido del motor (que a cierto volúmen llega a resultar algo estridente para los oídos).

Jpeg

 

Curiosidades:

  • Este juego está considerado por muchos como una secuela espiritual del arcade “WEC Le Mans” de Konami, lanzado en 1986 y portado a los mismos CPC de Amstrad en 1988 por la propia Ocean (previa adquisición de Imagine Software, desarrolladora original de la conversión). Las reminiscencias hacia dicho título son notablemente visibles…

wecLeMans_1wecLeMans_2

  • Burnin´ Rubber” se comercializó exclusivamente junto a la consola GX4000, como simple cartucho incluído en el pack y acompañado de un breve manual de instrucciones, por lo que no cuenta con caja ni carátula oficial (como sí contaron el resto de títulos de GX4000). De ahí que conseguirlo seminuevo hoy en día solo sea posible como cartucho suelto.
  • Pese a la baja calidad de sus efectos sonoros, resulta curioso comprobar el buen tratamiento del estéreo al utilizar la salida jack de auriculares de la consola mientras jugamos en carrera. Tanto los golpes como los zumbidos consecuentes al adelantar, los escucharemos por el lado correspondiente a lo acontecido en pantalla.

 

 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s